El calor provoca una disminución del 10% en la atención del conductor, según Fundación CEA

El calor provoca una disminución del 10% en la atención del conductor y afecta a la asimilación de información y agudeza visual, según los datos aportados por la Fundación del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA).

Del mismo modo, advierten de que una alta temperatura influye en el estado psicofísico del conductor, provoca fatiga e incrementa el tiempo de reacción del conductor.

Por eso, la entidad ha recordado de cara a la operación retorno, que la sensación de calor para el conductor nunca es confortable y acelera el cansancio, pudiendo provocar somnolencia, irritación, calambres en las piernas y problemas de transpiración de la piel.

De esta forma, cuando la temperatura del habitáculo alcanza los 30° C, se incrementan en un 20% los errores en la conducción y en un 22% el tiempo de reacción del conductor, siendo comparable a conducir con 0,29 gr/l de alcohol en sangre, según estudios realizados en Alemania y recogidos por la Fundación.

Igualmente, con temperaturas superiores a 35° C, el conductor puede llegar a sentir síntomas similares a los que tendría con una alcoholemia de 0,5 gr/l”.

BAJAR LAS VENTANILLAS O REGULAR EL AIRE.

Así, la Fundación CEA ha recopilado una serie de consejos de conducción con altas temperaturas entre los que se encuentra bajar todas las ventanillas del coche para igualar la temperatura interior a la exterior antes de iniciar la conducción; realizar una adecuada ventilación del vehículo durante el viaje y regular el aire acondicionado hasta una temperatura máxima de 24°C; o vigilar la vía y no distraerse durante la conducción.

Igualmente, aconseja que, si se quiere comer, beber o hablar con el móvil, se debe hacer en el paro para descansar. También aconseja viajar en las horas de menor radiación solar -mañana o atardecer-, y hacer paros periódicos cada 200 km o 2 horas, así como ingerir una alimentación ligera, rica en proteínas y vitaminas, evitando las comidas grasas.

Por último, destaca la importancia de que el conductor utilice ropa cómoda y holgada, además de llevar un calzado que sujete adecuadamente el pie. Asimismo, advierte que cuando el conductor perciba síntomas de fatiga o somnolencia, debe parar el vehículo para descansar o dormir. También recomiendo no consumir “absolutamente nada” de alcohol si se va a conducir: disminuye los reflejos, crea una sensación de euforia y una falsa seguridad, incluso en sus niveles más bajos.

Deja un comentario