El Citroën C4 Cactus, fabricado en España, ofrece hasta 38.000 variantes diferentes

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) –

   El modelo C4 Cactus de la firma automovilística francesa Citroën, que se fabrica en exclusiva mundial en la factoría de PSA Peugeot Citroën en Madrid, ofrece un amplio margen de personalización, con la posibilidad de crear hasta 38.000 configuraciones diferentes de este automóvil.

   La compañía señala que existe un Citroën C4 Cactus “a la medida de cada persona”, ya que se puede escoger en seis acabados diferentes y con un total de once colores de carrocería, que se pueden combinar con los cuatro tonos de los protectores exteriores airbump, que son primicia mundial.

   Este vehículo cuenta con una gama de motorizaciones formada por cinco mecánicas, tres de gasolina y dos diésel. Las opciones de gasolina son una de 82 caballos con caja manual y otra con transmisión manual pilotada, así como una opción con 110 caballos y cambio manual.

   En diésel, los clientes de este vehículo pueden seleccionar una variante de 100 caballos, que está disponible con transmisión manual o manual pilotada. La versión BlueHDi de 100 caballos logra un consumo en condiciones reales de uso de 4,08 litros por cada cien kilómetros recorridos, según ‘Motorpress Ibérica’.

   Desde la compañía destacaron que este vehículo dispone de un diseño sorprendente, aunque también incorpora tecnologías innovadoras como el airbag de pasajero situado en el techo, los airbump protectores, así como el sistema multimedia con pantalla táctil de serie.

   Según indicó el director general de Citroën para España y Portugal, Pablo Puey, el C4 Cactus de Citroën “encarna la vocación generalista” que siempre ha tenido la marca del doble chevron y subrayó que Citroën es un generalista que ofrece soluciones únicas en el mundo del automóvil.

   “Es una marca joven, que expresa su creatividad a través de un diseño que combina estética y funcionalidad y que rompe con lo convencional. Recuperamos nuestro histórico espíritu de ser diferentes”, añadió.

Deja un comentario